Hombro congelado

La capsulitis adhesiva es más conocida como "hombro congelado" por una buena razón: puede causar tal rigidez en el hombro que es casi imposible abotonarse la camisa, y eso, si el terrible dolor no le ha quitado las ganas de vestirse en primer lugar.

En general el hombro congelado puede ocurrir tras una lesión en el hombro o un incidente de otro trastorno musculoesquelético, como tendinitis o bursitis. También puede ocurrir tras un derrame cerebral. A menudo no se puede determinar la causa. En general, cualquier trastorno que le impida mover el brazo o usar la articulación del hombro aumenta el riesgo de sufrir de hombro congelado.

El hombro congelado afecta de 10 a 20 por ciento de las personas con diabetes, según el Colegio de Cirujanos Ortopédicos de Estados Unidos. Las mujeres tienen mayor probabilidad de sufrir de hombro congelado que los hombres, y ocurre con mayor frecuencia entre los 40 y 60 años.

El hombro congelado tiene tres etapas:

  1. El hombro se empieza a congelar — El dolor empeora gradualmente hasta que se pierde amplitud de movimiento. (Dura de 6 semanas a 9 meses)
  2. El hombro se congela — El dolor es menor, pero el hombro sigue rígido. (Dura de 4 a 6 meses)
  3. El hombro se descongela — Cada vez se puede mover más el hombro hasta que los movimientos vuelven a ser normales o casi normales. (Dura de 6 meses a 2 años)

El tratamiento del hombro congelado se enfoca en el control del dolor y en devolver el movimiento a la normalidad con terapia física. A veces se recurre a cirugía. Consulte con su médico sobre las opciones de tratamiento apropiadas para usted.

  • La última revisión: August 21, 2013
  • última edición: March 30, 2015

Articles from Diabetes Forecast® magazine:

Diabetes Forecast